Se trata de un baño con poco espacio donde nos encontramos con que el cliente había sustituido recientemente la bañera por un plato de ducha para poder acceder a ella.

En este caso, la solución de plato de ducha no fue la más adecuada puesto que seguía teniendo una barrera a la entrada insalvable para una persona con amputación de piernas que se desplazaba en silla de ruedas autopropulsada.

Nos llaman para hacer más accesible el baño de manera que el usuario pudiera realizar su higiene sin necesidad de requerir la ayuda de su familiar.

Se le propone una solución de ducha con canal para dejar el suelo completamente plano y evitar cualquier resalto o escalón en el acceso a la zona de ducha.

Durante la ejecución nos encontramos con esos curiosos imprevistos que suelen ocurrir en reformas, donde un tubo de agua caliente de la calefacción por radiadores atraviesa justo bajo la bañera. Se resuelve desplazándolo sin mayor inconveniente y se ubica correctamente la canal para conseguir la pendiente idónea.

Esta solución nos permite adaptarnos a casi cualquier tipología de baño.

Se sustituye la mampara por unas cortinas de ducha que dan más flexibilidad al usuario a la hora de moverse en la zona húmeda y elimina una barrera fija en el acceso.

No requiere que intervengamos en el resto del baño, por lo que no se actúa en el resto de sanitarios ni de mobiliario

La solución le da una autonomía brutal al usuario que incluso lo nota psicológicamente.

ANTES
DESPUÉS
ANTES
DESPUÉS