Se trata de un baño típico de la construcción de segundas residencias en Andalucía.

 En este caso se interviene en todo el baño eliminando y modificando las piezas que lo componen para poder disponer de un espacio más cómodo de ducha.

En función de las preferencias del usuario y su familia, se les propone reordenar el espacio de manera que fuera más sencillo y cómo acceder a la ducha de forma autónoma en silla autopropulsable, y poder salir del baño de frente sin tener que maniobrar con dificultad.

 Para ellos se elimina el bidé que es un elemento innecesario para la familia y se amplía la zona de ducha para que se pueda desenvolver en ella mejor y pueda ocuparla para girar la silla de ruedas.

 El lavabo existente es de gran tamaño y no lo necesitan, solo requieren de un pequeño lavamanos que incluimos en el interior del espacio de ducha.

 La solución gana libertad y espacio donde antes era imposible, con una solución de canal de recogida de aguas para dejar completamente a nivel toda la superficie del baño.

 Además se amplía el acceso al baño puesto que tenía la típica puerta de 62cm y se consigue ampliar a 72cm, lo suficiente para no rozar continuamente las jambas con las ruedas de la silla.

 El usuario ya puede acceder y usar todos los elementos del baño de forma autónoma, sin necesidad continua de ayuda de un familiar y recuperando la privacidad que anteriormente disponía.

ANTES
DESPUÉS
ANTES
DESPUÉS