Recibimos la llamada de un particular para adaptar el baño de su vivienda para una persona con edad avanzada.

 

No hace mucho reformaron el baño y colocaron un plato de ducha para resolver los problemas de barreras arquitectónicas. El problema fue que ese tipo de soluciones estándares no cubren todas las necesidades a lo largo de la vida de las personas. En este caso en concreto, empezaron a usar silla de ducha y cada día tenían que salvar el escalón de acceso al plato de ducha, que no se había diseñado para eliminar al completo este tipo de obstáculos.

 

Intervinimos en el menor número de elementos posible con el objetivo pedido de posibilitar el acceso a la ducha desde el exterior con silla de ducha y hacer el baño lo más accesible posible. Eliminamos el bidé para ganar un espacio más amplio y limpio, y modificamos el inodoro por otro de mejores dimensiones y sustituimos en lavabo de mueble por uno suspendido. Se complementó todo con barras de apoyo y la solución exclusiva de ducha plana que trabajamos, de manera que no es necesario instalar mamparas en el baño y conseguimos dejar todo el espacio de ducha libre de resaltes o escalones, disponible también para facilitar el giro dentro de ella.

 

De un baño con dificultades funcionales pasamos a un baño duradero y para toda la vida, completamente funcional para su uso de forma segura y confortable mediante silla de ruedas en cualquier momento de la vida.

ANTES
DESPUÉS
ANTES
DESPUÉS