En este caso se nos plantea la sustitución de un plato de ducha por la solución específica de canal para crear una zona de ducha 100% plana.

 

Como nos ha venido ocurriendo en diferentes ocasiones, la familia acababa de reformar el baño, desembolsando un dinero importante para sustituir la bañera por un plato de ducha, y así asesorados por alguna empresa de reformas. Como nos suele ocurrir, la falta de asesoramiento específico en accesibilidad hace que tengan que invertir otra vez en reformar el mismo baño al poco tiempo porque, lo que parece un simple escalón que salvar, se convierte en un auténtico muro que salvar en varias ocasiones a diario. Esto hace que sea una situación insostenible para cualquier usuario de silla de ruedas, buscando una solución alternativa aun teniendo que costear una nueva obra para la misma solución. De aquí la relevancia que damos a la consulta a profesionales especializados y cualificados, con la misma inversión inicial o similar, no habrían tenido que costear dos veces una misma obra y se habrían evitado la incomodidad que se produce en ellas.

 

Dicho esto, la solución aquí era sencilla, aunque con alguna complejidad técnica, pero nada imposible de resolver.

 

Se elimina la ducha y la mampara actual, que sobresalen unos centímetros del suelo e impiden que el usuario pueda acceder fácilmente a la zona de ducha, y se sustituyen por nuestra solución específica de canal para la evacuación de aguas, como sumidero, eliminando cualquier resalto entre la zona de ducha y el resto del baño y la barrera física de una mampara, tan solo le recomendamos la utilización de una cortina de ducha para evitar las salpicaduras.

 

El resultado? Un espacio completamente diferente a nivel funcional y un problema menos del que estar preocupado a diario, y una espalda menos que esforzar.

ANTES
DESPUÉS
ANTES
DESPUÉS