En esta ocasión intervenimos en una vivienda particular donde dos miembros de la familia padecen de daño cerebral y con el paso de los años cada vez es más complicado realizar las transferencias y movilizaciones diarias.

 

Cada uno de los miembros afectados duerme en una habitación independiente. La vivienda cuenta con dos baños, ambos reformados recientemente, aunque ninguno de ellos es funcional para las necesidades de los usuarios de la vivienda. Aun habiéndolo reformado recientemente, la familia decide que deben intervenir en los dos para ampliar el espacio y poder atender las necesidades específicas de sus familiares. Además, actualmente utilizan grúa de suelo para hacer las transferencias diarias, son varias, cama-silla, silla-camilla masaje, silla-inodoro, silla-silla de ducha, silla-sofá, silla-alfombra salón y silla-sillón. La silla de suelo no les es funcional para esta situación y quieren una alternativa.

 

Hacen una cantidad enorme de transferencias desde ambas habitaciones, y los espacios son reducidos como suele ser habitual en nuestras edificaciones. Además, por las condiciones de movilidad de los usuarios, es necesario que cada día se puedan transferir a todas esas ubicaciones. También tienen el handicap de que el baño no les facilita el trabajo de cara a la higiene diaria.

 

Tras la visita técnica y una consultoría especializada, se opta por no intervenir en los dos baños para unificarlos, por distintos motivos técnicos, funcionales y de programa familiar. Se decide que se intervendrá en el que da al pasillo de la vivienda (el otro es el típico suite en habitación principal), y se instalará una grúa de techo que conecte todos esos espacios a los que se requiere transferir.

 

Es una instalación compleja, con multitud de puntos de asistencia al usuario, por lo que la instalación requiere de mucho recorrido y elementos especiales que permitan llegar a todos esos puntos donde se van a transferir a los usuarios.

 

En el baño se opta por una solución de canal especial (como las de otros casos) pero oculta, un nuevo modelo con el que estamos trabajando que únicamente deja visible una pequeña abertura lineal en el suelo que es por donde recogemos el agua del baño y evitamos que se desborde fuera del mismo durante la ducha. Además instalamos una camilla de baño que conecta al desagüe para poder transferir a los usuarios directamente a la camilla desde el dormitorio y así poder ducharlos con más seguridad y comodidad.

 

Generalmente no solemos recomendar recorridos largos ni intersecciones complejas porque dificulta el día a día de la operativa con grúa de techo, sin embargo, en esta ocasión era imposible de evitar hacerlo de esta forma puesto que los requerimientos obligan a ello.

ANTES
DESPUÉS
ANTES
DESPUÉS