El hermano de una persona con discapacidad se pone en contacto con nosotros porque quiere realizar las transferencias diarias de silla-cama de forma más segura para el hermano y para su madre que lo asiste.

 

Con la grúa de techo facilitamos el proceso de transferencia, haciéndolo más seguro y cómodo para el usuario, pero a la vez más eficiente y sin esfuerzo para el asistente, en muchas ocasiones el asistente es un profesional, pero en otras muchas el asistente es el propio familiar. Es una solución mucho más avanzada que la grúa de suelo que conocemos comúnmente, una herramienta mucho más poderosa para facilitar una asistencia correcta a cualquier persona.

 

Además, con ella podemos usarla en cualquier espacio por reducido que sea, por donde pasa una persona también pasa la grúa de techo, al contrario que ocurre con las de suelo que siempre son complejas de desplazar y mover por culpa de la apertura de las patas, que además deben ser de dimensiones importantes si el peso que requiere levantar es elevado.

 

Fantástica opción que cada vez se implanta más en las viviendas particulares de las familias con esta necesidad, que se hacen cargo de personas mayores o de personas con algún tipo de discapacidad.

 

En este caso, la solución es sencilla con un raíl de directriz recta sin más complejidades.

ANTES
DESPUÉS
ANTES
DESPUÉS