Intervenir y desarrollar una adaptación en una vivienda de una persona con discapacidad tiene sus particularidades. El nivel de complejidad se incrementa cuando dicha persona está habitando la vivienda durante el proceso de la obra.

Hoy vamos a hablar de un caso que ha supuesto todo un reto para Adurbe Accesibilidad. El proyecto contempla la actuación en dos baños y la cocina. Tras meses de propuestas en la fase de diseño hasta encontrar la solución que le agradara a la propiedad, y tras pasar el periodo más duro de la pandemia, hace unas semanas pudimos empezar con las obras.

La planificación de este tipo de proyectos es una parte fundamental para el buen funcionamiento del mismo. Hay que tener en cuenta las siguientes premisas: había que desmontar y reformar la cocina completa (por lo que la propiedad no podría usarla durante un tiempo), teníamos que reformar de manera integral dos baños, para hacerlos más accesibles y, el punto más importante, la propiedad está en vivienda desde el inicio hasta el final de las obras. Por estos motivos, teníamos que funcionar como un reloj, coordinando a los diferentes proveedores e instaladores, zonificando los espacios para crear el menor deterioro posible en el resto de la vivienda y, en la medida la posible, ejecutar los trabajos sin causar demasiada molestia a la propiedad.

Todo este trabajo se ha materializado en una ejecución de obras que se ha desarrollado con normalidad y que, actualmente, se encuentra ya en su fase final. Como conclusión, podemos deciros que existen muchas empresas de reformas, pero no todas tienen la experiencia y la sensibilidad necesarias para trabajar en la vivienda de una persona con discapacidad.

En las fotos podéis ver el resultado de este proyecto.

Call Now ButtonLLÁMANOS